Derrota del PSDB, resiliencia del PT y fascismo del PSL: ¿Hacia dónde van a dejar que lleven este país?

El enfrentamiento de la segunda vuelta será entre una secta fascista y un partido político. Solamente democracia y soberanía podrán salvar a la nación

Paulo Cannabrava Filho

0

Todos os posts do autor

Ahora llegó la hora de la verdad. Elección no es encuesta. Aunque la consideremos una farsa, el resultado es real y la consecuencias también son y serán reales.

Eliane Catanhêde, columnista de gran prestigio del diario “Estado de São Paulo” dice que ahora se confrontan dos sectas. ¡Qué simplismo! Raciocinio como este sólo contribuye para el proceso de destrucción de la democracia que está en curso.

El confronto real es entre una secta (pues fascismo tiene de todo para ser calificado como secta) y un partido político, con estatuto y programa — le gusten o no a los áulicos del neoliberalismo — que es el mayor partido del país, estructurado desde la base.

No soy petista, ni nunca he sido, pero, como periodista y observador contumaz de la escena política de del país, saco el sombrero a la comprobación de la fuerza de ese partido. Hace décadas que intentan destruirlo. Todavía en el gobierno del ex presidente Lula (2003-2011), han liquidado con su dirección ejecutiva, sacando los derechos políticos y encarcelando su presidente (José Genuíno), el secretario-general (José Dirceu) y su tesorero (Delubio Soares). El partido siguió creciendo.

Reprodução
En Rio de Janeiro, ocupado militarmente, a pleno día, milicias ilegales se enfrentan a bandos también ilegales asustando a la población

La operación lava Jato ha cometido todo tipo de arbitrariedad con la complicidad de supremos jueces. Fue tal el tsunami mediático de denuncias y demonización del partido que algunos cuadros temblaron en las bases y desembarcaron. El partido perdió alcaldías, diputados y gobernadores, pero resistió.

Encarcelaron a Lula y, para pasmo de la prensa y gobiernos de todo el mundo, no permitieron que ejerciese su derecho a disputar la elección. Fueron años de trabajo para demonizar al líder y el partido sin que eso abalara su permanencia en la preferencia del electorado. Era preciso sacarlo del pareo para ganar la elección a como diera lugar.

Hecho inusitado. Brasil nunca ha despertado tanto la atención mundial – a no ser en el Mundial de Fútbol  - como en estos tiempos de la prisión de Lula y de la farsa electoral con un facineroso amenazando ganar la elección. El capitán Jair Bolsonaro, más que homofóbico, defendió abiertamente la tortura y el asesinato de adversarios políticos.

¿De dónde vino tanta plata?

¿Quién lo conocía fuera de las fronteras de Rio de Janeiro? ¿Cómo es que de repente empieza a crecer y con un discurso infundiendo el odio. Lo cierto es que ese candidato nunca habría llegado a los índices de preferencia a que llegó se no fuese la intensa adoctrinamiento de los medios de comunicación y de las iglesias evangélicas. Adoctrinamiento, alienación y miedo…

Y vinieron con todo el dinero del mundo para lograr poner en la disputa lo peor candidato que podrían tener. No importa quien sea. Lo que se elige no es una persona; es una mentira, una emoción, una reacción a un miedo infundado, pero profundamente enraizado.

Es aceptable que un medio de comunicación asuma posición contraria a los candidatos reformistas y prestigien a los conservadores. Al final, históricamente nunca aceptaron las reformas de base y menos aún después de prisioneros del pensamiento único impuesto por la dictadura del capital financiero.

No se puede confundir libertad de prensa con complicidad con la política de odio. No se puede confundir libertad de expresión con difusión del odio y del miedo. La historia cobrará responsabilidad por ese crimen.

A la población la encontraron desprevenida, pues nadie esperaba que eso sería una guerra. Y los líderes partidarios fueron sordos a las advertencias que vinieron de todas partes del mundo de que estamos siendo víctimas de una guerra de cuarta generación.

Lo que han hecho en las redes sociales fue una operación de guerra, y ese es el gran obstáculo a superar. No estamos preparados para eso. Tenemos que ir en el cuerpo-a-cuerpo, en el boca-a-boca, ganar la consciencia de las personas, despertarlas de la letargia hipnótica.

Los partidos no son partidos

La situación del país estaba mala, depusieron a Dilma para arreglarla. Se puso peor la emenda que el soneto. Desindustrialización y desnacionalización aceleradas, descapitalización con la venta de activos, corrupción descarada, judicialización de la política y financiarización de la economía.

Los artífices de todo eso han sido los partidos políticos que no honran a su pueblo ni a la historia patria. Partidos golpistas.

El PMDB viendo caer rápidamente su prestigio electoral, cambió el nombre para MDB a ver si lograba navegar en el prestigio del antiguo frente democrático que ayudó a derrocar a la dictadura. No lo logró. De mayor partido de la República en 1988 asiste hoy a su menor performance electoral. Nunca ha tenido tan pocos votos como en este 2018.

¿Cómo llamar de movimiento democrático un partido que tuvo que dar un golpe a un gobierno legítimamente electo para conquistar el poder? Fue el partido que perpetró todas las maldades en contra de los trabajadores, desguazando las estatales y los servicios públicos esenciales como salud y educación.

¿Qué socialdemocracia es esa?

Y el PSDB ¿cómo osa titularse de Partido de la Social Democracia Brasileña? Partido que no acepta la derrota de su candidato y se alía al golpe ¿puede ser democrático?

El primero estelionato electoral contra los electores brasileños fue practicado por el PSDB. Usurpó el nombre de la socialdemocracia para capturar el voto en un momento histórico en que estaba de moda ser de izquierda. Se vivía la euforia de las campañas por la amnistía, por las elecciones directas, por la constituyente, y reconstrucción de los partidos políticos.

Las personas no procuraron saber quién era Fernando Henrique Cardoso. Prefirieron ser engañadas y el resultado fue que, con la leyenda de la socialdemocracia, Fernando Henrique ejecutó el más entreguista de los programas neoliberales.

Aécio Neves perdió la elección para Dilma Rousseff por 3,5 millones de votos, algo como un 3%. Creyó que estaba dentro del margen de error y contestó la validad del pleito. Pero no era encuesta, era voto en urna. Prometió hacer de la vida de Dilma un infierno y lo hizo.

El PSDB cometió el segundo estelionato al apoyar el golpe para derrocar a un gobierno constitucionalmente electo y aliarse al ala más corrupta del PMDB y del llamado Bajo Clero. Y ocupó tres cargos en el ministerio del ilegítimo Temer:José Serra, en Relaciones Exteriores, substituido por Aloysio Nunes; Bruno Araújo, en el Ministerio de Ciudades y Luislinda Valois, en el de Derechos Humanos.

Aécio Neves quiso hacer una nueva capital en los alrededores de Belo Horizonte y está siendo investigado por haber robado mucho dinero. Está metido en la construcción ilícita de un aeropuerto, en el caso de helicóptero con 400 kilos de cocaína (nadie más habla de eso), de recibir dinero de la Odebrecht y de los Hermanos Batista. No está preso y se eligió diputado federal.

Beto Richa, ex gobernador de Paraná, está preso; Reinaldo Azambuja, de Mato Grosso do Sul, preso; Alckmin tendrá que responder a denuncias de malhechos en el caso del Metro y del Rodo (Rouba) Anel.

De estelionato a estelionato...

¿Debilidad del candidato o del partido? Perdió de 15% a 60% para o Bolsonaro en su propia ciudad, Pindamonhangaba, interior de São Paulo. ¿Qué bochorno es más grande que ese?

El problema, ya hemos dicho, es que el PSDB es un partido de derecha y quiso pasar por partido de centro. El entreguismo, aliado al golpismo, hizo lo demás. Es como si el tiro hubiese salido por la culata. Quiso liquidar al PT, sin cualquier categoría, liquidó con el propio partido y empujó la derecha para el fascismo. ¡Qué lindo papel para pasar a la historia!

¿Se van avergonzar o van a seguir en la senda del fascismo?

¿El candidato al gobierno del Estado de São Paulo, João Doria actuó por cuenta propia o fue estrategia del partido declarar el voto en Bolsonaro? ¿Quién inventó a Doria?

Doria fue elegido por el PSDB junto con otros 803 alcaldes, cien más que en la elección anterior. ¿quiénes son ellos? Socialdemócratas seguramente no.
He aquí un nuevo estelionato electoral perpetrada por el PSDB. Aceptar la afiliación y lanzar la candidatura de João Doria a la Municipalidad paulistana. Denunciamos, en la ocasión, que era un fascista. No tardó en mostrar las garras de la traición contra su propio padrino Alckmin, y tampoco para declarar el voto en Bolsonaro, del PSL.

Mientras tanto, en la capital de São Paulo, el directorio municipal del PSDB expulsó a 17 de sus cuadros — personalidades históricas del partido, como el ex gobernador Alberto Goldman. Es el bolsonarismo explícito de la turma de João Doria que quiere a toda costa ser gobernador de São Paulo.
Los próceres del partido han pensado que estaban en campaña política. No se han dado cuenta de que esto es una guerra.

¿Cómo van a explicar esto?

Ahora tienen como candidato el prototipo de la violencia, víctima de la misma violencia que predica. Casi murió apuñalado y hace burla apuntando los dedos como quien dispara un arma. Pagado por la industria armamentista, dice que va armara la población para reaccione a la violencia.

Cómo pregona claramente que se debería matar todos los adversarios políticos, alguien siguiendo su recomendación intentó matarlo. En Bahía, obediente a sus recomendaciones, uno de sus electores mató a un maestro capoeira que dijo que votaría en el PT.

En Rio de Janeiro, ocupado militarmente, a pleno día, milicias ilegales se enfrentan a bandos también ilegales asustando a la población. ¡Lo que está sucediendo en Rio de Janeiro es una guerra civil! De enero a agosto de este año electoral ya fueron asesinadas 4.039 personas, 916 por las fuerzas militares.

¿Cuántos más morirán cuando la población pueda armarse?

Los resultados del modelo neoliberal son mostrados en las pesquisas del IBGE: de 2014 a 2017, la extrema pobreza aumentó considerablemente en 25 estados de la Unión y aún más en nueve estados del Nordeste. Desempleo, subempleo y desalentados ya superan los 40 millones de votos.

¿Cómo volver a la normalidad?

La fuerza evangélica

En 1980 eran 6,6% de la población; en 2000, 15,4%; em 2010, 22,2%, algo como 40 millones de electores, la mayoría  en el Sudeste. En la última encuesta de Ibope, tenían 40% de las intenciones de votos. Lo suficiente para decidir una elección.

Isabel Veloso, del Centro de Justicia y Sociedad de la Fundación Getúlio Vargas (revista Época 8/10/18), doctora en ciencia política por la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ), esclarece que “para el evangélico, lo que es prioritario es la pauta conservadora, el combate al aborto, a la unión LGTB y a la misma izquierda, dada la lectura que hacen del socialismo y del comunismo (…) tener un candidato que puede defender un Brasil más cercano a la Biblia, un Brasil que priorice la familia (…) los evangélicos imaginan que la izquierda es el comunismo y el comunismo es ateo, contrario a la familia”.

Marina, candidata de la Rede, que ya tuvo el voto evangélico por pertenecer al grupo, perdió muchos votos porque, como candidata, dijo que si fuese electa convocaría a un plebiscito para decidir sobre la polémica del aborto y del casamiento homoafectivo. Ellos querían una posición asertiva. Marina, de elección en elección, sólo ha construido su autodestrucción como líder de un partido que solamente no se extinguió porque eligió cuatro senadores. ¿Quiénes son esos?

Centro de Estudios y Opinión Pública (Cesop), de la Unicamp, en su Estudio Electoral Brasilero (Eseb), constató que el 83% dos creyentes evangélicos frecuentan el templo y contribuyen, mientras que de los católicos romanos son 36% los que frecuentan, 49% de los espíritas y 89% de los neopentecostales.

Los tres hijos del capitán Bolsonaro fueron bautizados en el Río Jordán, en Israel, en las aguas que bautizaron Jesus, llevados por el pastor Everaldo, líder do PSL. Políticos, todos ellos, usan la misma consigna del padre: “Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos”.

Mucho dinero y mucho poder de convencimiento. Además, una poderosa máquina de esparcir boatos, mentiras, intrigas, con una velocidad de tren bala.
El frente parlamentario evangélico, con 199 diputados y cuatro senadores declaró oficialmente, el jueves (4), antes de la votación, su apoyo al candidato del PSL. Más de la mitad de esa bancada se reeligió con el apoyo dado por Edir Macedo y R. Soares, de la Iglesia Universal y el PRB, que eligió 30 diputados, influenciando en el voto de los neopentecostales al candidato del PSL.

El líder del frente, Hidekazu Takayama (PSC-PR), afirmó que el capitán es el que más expresa las pautas defendidas por sus integrantes. Con todo, no logró reelegirse.

Los evangélicos eligieron 34 diputados federales de varios partidos en 19 estados. El senador Magno Malta no fue reelecto, pero fueron elegidos seis senadores y, entre los más votados, está Flávio Bolsonaro, hijo del candidato presidencial y también del PSL. Otra recordista de votos, la periodista de la Iglesia Baptista, Joice Hasselmann, del mismo partido, tuvo más de un millón de votos para la Cámara Federal.

¿Progresismo es izquierda? ¿Y el trabalhismo?

Ya dijimos, en nota anterior, pero vale reiterar, que como el PSDB siendo de derecha se hizo pasar por centro y se esfumó, el PT siendo de centro si hizo pasar por izquierda y ya vimos que pasó.

No sirvió la lección de la historia. El trabalhismo reformista de Getúlio Vargas y João Goulart, sin nunca pretender ser más que un partido reformista, fue tildado de comunista y demonizado hasta ser apeado del poder.

Ese adoctrinamiento anticomunista, de tildar todo lo que no sea mantener el status quo y los privilegios de comunismo, empezó en los años 1950. Y no se ha producido ningún antídoto para eso, y por eso llegamos donde estamos, que para el centro ya no hay más lugar en la política. Puro fascismo.

No hay duda de que el PT nació con una vocación reformista, con la presencia de cuadros de la teología de la liberación e intelectuales con legítima vocación socialista, como Florestan Fernandes, Rafael Martinelli, Frei Beto, entre tantos.

Al asumir el gobierno en 2002, el PT prefirió pactar con la dictadura del capital financiero en lugar de aprovechar la marea de euforia popular con la victoria para hacer las reformas que estaban en el programa del partido.

Una buena parte de esa izquierda petista fue suplantada por los sindicalistas de resultado que asumieron una agenda neoliberal, matizada por programas de alcance social. Quizás fuese una estrategia, pues al privilegiar recursos del petróleo para la reindustrialización del país, apuntaba para una vía de desarrollo e inclusión social.

Ser de izquierda es ser socialista de cuerpo y alma, es decir, en la teoría en la práctica, querer cambiar el modelo económico y político.
Sin pretender ningún cambio substancial en el modelo, al recibir el sello de izquierda, fue rápidamente demonizado como comunista, chavista, fidelista… lo que no corresponde a la realidad.

Sin embargo, en la militancia del PT todavía hay mucha gente que cree militar en un partido de izquierda. Son esas personas que están construyendo el partido, haciendo crecer el partido en la mayor adversidad, contra viento y marea de los medios de comunicación, de los bancos y financieras, del agronegocio y la minería predadores.

No se justifica que el PT haya perdido votos en reductos tradicionales como el ABC y barrios de la Zona Sur de São Paulo. Abandonó el trabajo de masa y recogió frutos de la derrota. Tiene que empezar de nuevo.

El PT tiene de todo para ser reconstruido y ser el grande partido de masa, reformista, desarrollista y nacionalista como fue el trabalhismo de Vargas.
El PDT, con Ciro Gomes, también dio una gran demostración de fuerza y de coherencia y fidelidad a las banderas del neo-trabalhismo de Leonel Brizola, Darcy Ribeiro, Abdias Nascimento. Empuño con gallardía la bandera de lucha por el desarrollo con soberanía.  

Igualmente, el PSOL mostró mucha garra en esta elección. Guilherme Boulos llevó el mensaje cierto y con clareza en la campaña y logró aumentar la bancada federal de seis para diez diputados.

Esas son las banderas que deben componer un frente de salvación nacional para la segunda vuelta.

Algunos partidos van a desaparecer

En el 3 de octubre de 2017, el Senado aprobó a cláusula de barrera a partir de la elección de 2018. Para tener acceso al fondo partidario y al tempo de propaganda electoral es preciso tener por lo menos el 1,5% de los votos válidos en por lo menos 1/3 (nueve) de las unidades de la federación. O tener nueve electos en nueve estados.

A partir de la elección siguiente, 2022, tendrá que tener el 2/5 de los votos válidos en 1/3 de los estados, o 11 diputados en 9 estados. Para 2026 y 2030 aumentan las dificultades: el 2,5% y el 3% respectivamente, de los votos válidos para tener acceso al fondo partidario y al tiempo en la propaganda electoral.

Según esos criterios, el Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria (DIAP), estima que por no alcanzar el 1,5%, o nove diputados en nueve estados estarán barrados para las próximas elecciones: Novo, Rede, PTC, PMN, PRP, PV, Avante, PSTU, PCB, PRTB, DC, PCO, PPI, Patriota, Pros e PMB.

El Centrão (PP, DEM, PR, PRB, SD), redució de 164 para 141, los diputados contrariando las estimativas del Diap de que se ampliaría.

Las lecciones del pleito

La primera lección que se saca del resultado de la elección es que ese modelo de democracia representativa ya se agotó. Televisión, marketing político a la moda antigua, nada parece funcionar más.

Es preciso urgente una reforma del sistema político en que se exija que partidos sean instrumentos de organización de la sociedad en torno de una propuesta político-ideológica y un programa de gobierno.

A continuar los partidos meros balcones de negocios y escalas de ascensión social, jamás tendremos gobernabilidad y menos aún democracia. Vamos tener siempre una partidocracia a servicio de una plutocracia, es decir, de ricos empresarios que poco se importan con el resto de la población.

La gobernabilidad que ya era imposible con 25 partidos ¿será posibles en la próxima legislatura con 513 diputados federales de 30 diferentes partidos? Solamente 240 lograron la reelección.

Una gran fiesta de la democracia representativa. Partidos peleando, partidos se vendiendo por la mayor oferta, partidos completamente fuera de rumo.

¿Cómo dudar de la responsabilidad del PSDB por la mayor votación del capitán Bolsonaro y su ida a la segunda vuelta? No fue solamente Doria que manifestó voto al capitán; Tasso Jereissati llegó a advertir contra la insensatez, pero las vestales del partido querían derrotar al PT aunque fuese entregando el alma al diablo. Y están a punto de entregar toda la nación a los infiernos.

¿O será que crearon juicio?

El papel de las redes sociales

La web se firmó como el medio de comunicación e interacción interpersonal dominando la vida de las personas. Es algo maravillosamente fantástico, y también algo demasiado peligroso.

Tiene mucha información en velocidad excesiva y se volvió obsesiva en amplios sectores de la sociedad. Hacen chistes con parejas que invitadas a cenar, se sientan a la mesa y se comunican entre ellos por el zap-zap del celular. ¿Exageración?

Esa obsesión saca a las personas de la realidad. Lo que importa es seguir el grupo y, seguir el grupo es irreflexivo, lleva a actitudes puramente emocionales, irracionales, es decir, actuar por impulso. Comprar por impulso, votar por impulso. Es un problema muy serio. No se puede votar sin reflexión.

¿Cómo entender que Rio de Janeiro haya sido el mayor reducto electoral de quién hace apología de la violencia? Y no es solamente eso. ¿Cómo entender que el candidato que estaba con un 6%, al declarar su voto en Bolsonaro fue para la segunda vuelta con casi un 40%, derrotando caciques tradicionales bien evaluados por los electores?

El voto tiene que ser pensado, reflexionado, porque no es el día siguiente que está en juego y que puede ser decidido en una elección. Es el futuro que está en juego. ¿Qué país vamos dejar para nuestros nietos, para las generaciones futuras?

¿E ahora, José? ¿Qué va a ser en el día 28? La consigna lanzada es la de Unir a los Demócratas. ¿Quiénes son los demócratas?

El DEM ya probó que no lo es, ni el MDB. ¿Habrá todavía demócratas en el PSDB?  En ese enredo partidario va a ser difícil encontrar demócratas, o mejor, antifascistas, para formar un frente.

Dia 12, viernes, empieza la propaganda de radio y TV hasta el día 26, antevíspera de la segunda vuelta. Decidirá la Presidencia de la República y 14 gobernadores de estado. Cada candidato a presidente tendrá dos bloques de 10 minutos cada uno para exponer sus planes de gobierno.

Lo que van a hacer con ese tiempo y con las redes sociales virtuales es lo que importa ahora. Y por lo visto van a bajar el nivel todavía más. Van a ser agresivos, infundir miedo y confusión.

Los adeptos del capitán ya dijeron cómo será: “Es paliza. El confronto va a ser directo con el PT, no va a haber plática. Vamos con fuerza, no vamos a tener piedad con los errores del PT”, declaró Gustavo Bebiano, de la coordinación de la campaña.

Aceptar la provocación serás entrar al juego de bajo nivel e en eso ellos ganan. La propagando electoral debe ser asertiva, propositiva, con diagnósticos y pronósticos precisos sobre los principales problemas que afectan al país. Decir cómo crear empleo es mejor que decir que va a generar empleo.

Ellos saturaron las redes sin que hubiese una respuesta a altura. Hay que formar un ejército de internautas de alto nivel técnico para actuar en la contra ruta del adversario y en la misma velocidad.

Buscar la recuperación de los desertores. Ellos son imprescindibles ahora para evitar el mal mayor.Democracia y soberanía. Son los pilares de la salvación nacional. Buscar lo que hay de mejor en el MDB y el PSDB para la formación del frente democrático de salvación nacional. Deen a Requião el comando de ese frente. Él tiene tránsito donde el PT no tiene.

El candidato del PSDB, Geraldo Alckmin tuvo todo el tempo de televisión para su propaganda electoral (más de la suma de los demás) ¡y no logró llegar a los dígitos, ni en las encuestas ni en el pleito!

El retrato de la ingobernabilidad o de la gobernabilidad fascista

147 millones de electores

Jair Bolsonaro (PSL)46%49.276.896
Fernando Haddad (PT)29,33%31.341.996
Ciro Gomes (PDT)12,5%13.344.353
Geraldo Alckmin (PSDB)4,8%5.096.341


Votos nulos y blancos, en esta primera vuelta se quedaron dentro del promedio histórico y también las abstenciones, lo que sumó 29,11%, es decir, más de 40 millones de votos para el señor Nadie. Hay que cosechar en ese campo. Ser más convincentes de lo que fueron hasta ahora.

Los votos nulos y blancos no entran en el conteo de votos válidos, así que prácticamente no tiene influencia en el resultado. Pero es un indicador de que el elector no se ha identificada con ningún candidato o aún con el pleito en sí mismo, y anuló el voto como un gesto de protesta. Las abstenciones también son, normalmente, gesto de desagrado con el pleito.

  • Blancos 2,65%

  • Nulos 6,14%

  • Total 8,79% equivalentes a 10.3 millones de votos

  • Abstenciones 20,32%, nada menos que unos 30 millones de electores, el mayor índice de la serie histórica.

Las bancadas en la  Cámara Federal ahora son 30. El bajo clero de bajo nivel disminuyó, pero aumentó el alto clero de empresarios bien sucedidos que están allí para defender únicamente sus intereses. Incluso las bolsas inmobiliarias reaccionaron puntuando en saludo a la fascistización del Congreso.


partido

antes

actual

partido

antes

actual

PT

61

56

PCdoB

10

9

PSL

8

52

PSC

9

8

pp

50

37

PROS

11

8

MDB

51

34

PPS

8

8

PSD

37

34

Novo


8

PR

40

33

Avante

5

7

PSB

26

32

PHS

4

6

PRB

21

30

Patri

5

5

PSDB

49

29

PV

3

4

DEM

43

29

PMN


3

PDT

19

28

PTC


2

SD

10

13

DC


1

Pode

17

11

Rede

2

1

PTB

16

10

PPL

1

1

PSOL

6

10





Las bancadas en el senado son las que más cambiaron. Fueron electos 54 (2/3 do total) senadores de 23 diferentes partidos. Veinte de los cuales son nuevos en la política, desconocidos nacionalmente. Ocho senadores se reelegieron, 25 senadores no lograron reelegirse, dando lugar a gente más joven. Aúnque las viejas familias perdieron espacio, la tasa de conservadorismo sigue tán alta o más.

O PSL de Bolsonaro eligió cuatro, incluso un hijo del capitán obtuvo el recorde de votos.
De los elegidos por la Rede, tres son agentes de policía:

  • Capitão Styvenson, policía militar por Rio Grande do Norte
  • Alessandro Viera, comisário de policía por Sergipe
  • Fabiano Contarato, comisário de policía por Espírito Santo.

partido

antes

actual

partido

antes

actual

PT

61

56

PCdoB

10

9

PSL

8

52

PSC

9

8

pp

50

37

PROS

11

8

MDB

51

34

PPS

8

8

PSD

37

34

Novo


8

PR

40

33

Avante

5

7

PSB

26

32

PHS

4

6

PRB

21

30

Patri

5

5

PSDB

49

29

PV

3

4

DEM

43

29

PMN


3

PDT

19

28

PTC


2

SD

10

13

DC


1

Pode

17

11

Rede

2

1

PTB

16

10

PPL

1

1

PSOL

6

10



Comentários